Novedades

Ana María Torres

22/06/16

Ana María Torres, Coach Ontológico Senior


Soy mujer, pareja, hija de una madre de 98 años, madre de 3 hijos y 4 nietos. Escuché el llamado del coaching hace 24 años, sin saber al inicio lo importante y poderoso que podía ser, tanto para darle sentido a mi vida, como para servir a otros desde una mirada amplia y amorosa. Lo he hecho en mi país como en numerosos países de Latinoamérica y el Caribe. Profesionalmente, hoy me dedico en y con plenitud a la práctica del coaching de vida, personal, de equipos, tanto en lo privado como en organizaciones.

Soy parte del equipo de Newfield Network en la formación de coaches principiantes y senior. He ido profundizando en el enfoque de género e incorporando la biología en la mirada del ser humano, profundizando en temas complejos en la práctica del coaching, tales como: violencia, abuso sexual, adicciones, enfermedades, la muerte, entre otros. He descubierto el arte de la escritura como otra manera de entrega y servicio, que perdura. Soy una enamorada de la vida y convencida que estamos dejando huella, haciendo de este planeta un lugar mas amable para vivir.

Te invitamos a conocer más del trabajo de Ana María Torres a través de artículos y reflexiones realizados por ella.

Tres aprendizajes para el Coaching Ontológico

“Hoy aparece la necesidad de ir más allá. De escuchar el cuerpo más interna y profundamente. El cuerpo habla. Los síntomas, las enfermedades algo estarán diciendo del tipo de vida que llevamos. Del emocionar, del actuar, de los hábitos aprendidos, que se manifiestan en la biología. Nuestro rol no es curar como los médicos, pero sí puede ser el sanar. Sanar heridas del alma, que inevitablemente se manifiestan en el cuerpo. Sanar dolores emocionales, aprender nuevas maneras de mirar nuestro pasado, y todo eso que hacemos los coaches. Y ese ha sido nuestro camino…” Sigue leyendo aquí

El Arte de Tejer Preguntas

“¿De dónde viene ese se juicio? ¿Y qué has hecho hasta ahora para…? ¿Por qué eso es importante para ti?. Cada una de estas preguntas, al  momento de hacerlas, nos llevan a caminos diferentes. Las preguntas son gatilladoras de un mundo emocional y también de hebras interpretativas posibles.  El sentido común de hacer preguntas es para obtener respuestas, en estas líneas el desafío será articular un sentido más amplio a este acto indagador que resulta el preguntar…” Sigue leyendo aquí

 

El sentido de lo que hacemos

“En pocos minutos llegaré al encuentro con 200 almas, con mis 8 alumnos que he acompañado, que están terminando este proceso de transformación, pasando de ser testigos pasivos a protagonistas comprometidos, responsables de sus propias vidas y lo que generan. Coaches que acompañan a otros desde ese lugar. A medida que se acorta la distancia para llegar al destino, aumenta mi convencimiento del sentido que cobra lo que hacemos como Escuela de Coaching…”  Sigue leyendo aquí

Mi mirada de nuestro devenir como Escuela Newfield Network

“Esta escuela ha sido parte activa de esta globalización de las culturas, acercando mentes y corazones, borrando límites, traspasando mares y montañas. Percatándonos que no somos tan distintos, y que nos une el amar y ser amados, el dar y recibir, el servir y el aprender. Y por otro lado cada cultura tiene sus propias creencias, sus maneras de hacer familia, organización, ser mujer y hombre. El entrelazarnos como hilos, teñirnos en el telar ha permitido involucrarnos, conocernos, acercarnos en lo esencial…” Sigue leyendo aquí

 

Anita Torres: Una coach del alma

Aquí despliego y comparto mis miradas y mis escritos de mis amores y pasiones. De lo que me mueve y despierta mi atención de lo que leo, de lo que vivo, de lo que descubro, de lo aprendido. Soy una mujer, profesional, madre, abuela, coach, amante de la vida, en la “juicy prone age”, como dice Shenoda Bolen. Me vivo cada día desde la gratitud y el optimismo. El compartir mi mirada, el servir a otros, el entregar-me de corazón me llena el alma y me da energías para seguir siendo una mejor persona. Soy una adicta al aprendizaje de nuevos “mapas” para ir nutriéndome y seguir sembrando esta tierra de la “buena vida”.Sigue leyendo aquí 

 



¿Cómo ha sido mi experiencia como Coach?

Soy mujer, amante, compañera, amiga, hija, madre, abuela.

No lo puedo evitar.

Es parte de la naturaleza, mi naturaleza.

He aprendido a cocinar a fuego lento,

a estar y sostener desde mi femenino,

que me sale por los poros.

Prender el fuego de la hoguera, soplarlo y mantenerlo encendido.

Es calor, luz, y compañía.

Hogar, casa, pertenencia.   

He aprendido a reconocer y aceptar mi masculino,

que también habita en mi.

Ímpetu, pasión, que a veces quema, me quema e invade.

En ocasiones sale sin filtro y a la vez me permite disentir

y sacar mi voz  no exenta de miedo.

Esto le pertenece a mi ser Coach, tiñe mi mirada,

mi observar, mi escuchar, mi acompañar.

Es como un manto de múltiples colores

que tiene revés y derecho.

Tiene  masculino y femenino.

Un lente de aumento desde donde ¡observar y explorar!

Y …¿para ti, qué ha significado ser Coach?

Ana María Torres