Cerrando el 2015, bienvenido 2016 - Newfield Global
Novedades

Cerrando el 2015, bienvenido 2016

06/01/16

Estamos cerrando un año intenso en actividades, crecimiento y desarrollo en nuestros programas. Los aprendizajes que hemos tenido creando, dictando y sosteniendo los programas de la escuela Newfield Network van de la mano de los desafíos personales que cada uno de los equipos de N.N en Latinoamérica ha tenido.

Cerramos un año donde se han formado como coaches junto a nosotros más de 500 personas distribuidas en el ACP Andino, ACP Caribe, ACP México y ACP Chile. Además  incluimos a todos aquellas personas que han querido seguir especializándose en el camino de ser coaches y han participado en los programas avanzados de nuestra escuela: Mentoring,  Cuerpo y Movimiento, ACP Senior (donde integramos la mirada y propuesta organizacional), y otras instancias, como encuentros y charlas para egresados.

La fuerza que nos mueve para llegar a más personas no es una ambición de objetivo numérico… eso no tiene sentido. Lo que nos moviliza es la necesidad urgente de colaborar en este mundo con personas comprometidas con llevar conversaciones desde un lugar más grande, amplio, colaborativo e inspirador en diferentes ámbitos que necesitan grandes cambios. Me refiero entre otros a  temas como la educación, política, salud, organizaciones, etc.

No tenemos más tiempo que el “ahora” para estos desafíos. El mundo y sus crisis son necesidades urgentes, donde nuestra energía aporta un grano de arena, para dar un vuelco a las “propias condenas” que los seres humanos nos hemos ido construyendo.

Si miro el trabajo realizado en el año, aparecen los saltos que hemos dado. Tanto en la metodología del coaching, la profundización en el mundo emocional y corporal,  el desarrollo de una propuesta poderosa y bellísima que tiene que ver con llevar de manera efectiva el Coaching Ontológico a las organizaciones, el aporte real al mundo social y sabemos que aún, tenemos mucho más que aprender y compartir.

Reflexionando mientras escribo, pienso en los coaches que han puesto su amor, conocimientos y entrega en cada uno de los programas en todo Latinoamérica. No es el espacio para nombrar a cada uno, sin embargo me conecto con la gratitud y el asombro por su generosidad y compromiso. Mientras sirven a otros, ponen en juego su ser y crecimiento.

Ser Coach ya sabemos que implica un eterno lugar de aprendizaje, si no es así, caemos en la arrogancia de creer que ya sabemos. Nos adueñamos de verdades y nos transformamos en predicadores insoportables de cuáles son los caminos que la humanidad debe seguir. Como escuela estamos atentos a esto, por sobre todo conscientes de que el coaching por si solo pierde fuerza si no va de la mano de otros saberes.

Existe un tema importante con el cuál nos hemos encontrado este año, el aumento de cursos, programas y escuelas formadores de coaches. Mi sensación personal en cuanto a “cómo el coaching se está poniendo de moda” está dividida. Por un lado, me alegra que existan más personas que compartan un discurso, y por otra parte, me aparece el temor. Queremos cuidar este arte, este oficio y sabemos que hay escuelas muy buenas y lamentablemente también nos hemos encontrado con formaciones muy breves, de una duración de tres días, que por decir lo menos, nos impactan. Como organización observamos estos fenómenos y optamos por profundizar en la profesionalización del coaching.

Nuestros egresados del ACP saben  y se lo decimos muchas veces, que este es el inicio del camino. Tener las competencias básicas del Coaching Ontológico es una primera etapa que requiere de especialización, horas de vuelo, y mucho más aprendizaje. También les recalcamos que las transformaciones personales, si no van acompañadas de un habitar y de un camino de recurrencia no suceden. El paso a paso y el sostener son palabras claves cuando hablamos de transformación, son elementos constitutivos de una metodología de formación que nos caracteriza.

Lo que se viene para el 2016, es seguir investigando y trabajando en cómo agrandar la mirada del Coaching Ontológico. Seguir creando programas avanzados para nuestra comunidad de egresados, realizar encuentros de coaches que fortalezcan y mantengan vivos nuestros lazos y aportar con iniciativas para coaches de otras escuelas que deseen conocer nuestra mirada. Y por sobre todo seguir escuchando atentamente  lo que este mundo va necesitando.

Queremos trabajar junto a otros en colaboración y confianza, y esta es una declaración que nos moviliza y entusiasma.

Para finalizar quiero recalcar mi agradecimiento a cada una de las personas que han trabajado en los programas, agradezco también a cada integrante de Newfield Network, por mirar con humildad sus luces y sombras, y agradezco en forma especial a mis hijos, a Pascual por su dulzura y por ser un filósofo ya de la vida y a mi hijo Matías, por recordarme y re-conectarme, durante este año, con lo que me importa, con el sentido de lo que hago.

Y me quedo con esta frase para terminar:

“Que este año elijas por fin, lo que quieres que pase en tu vida”.

 ¡Que así sea!

¡Les deseo un gran 2016!

Paz Zagal