Novedades

Historias de Acepian@s Impactando en el mundo

26/01/17

Un espacio inspirado en la labor que están realizando nuestros egresados y la huella que están dejando en la construcción de un mundo mejor, un lugar donde queremos compartir el poder y belleza de sus historias de transformación, aprendizaje y servicio, sus desafíos y cómo a través del ejercicio de sus dones transforman el mundo. Deseamos destacar y reconocer el aporte que están siendo y como con sus trabajos van interviniendo y creando una gran red que integra y conecta miradas que van impactando en el mundo.

Victoria Valenzuela “Con permiso para amar”:

Una invitación a reconectarnos con el poder de brillar


 

Esta es la historia de Victoria Valenzuela, Acepiana de la generación del año 2013, una mujer quien al aceptar que no lograba concretar su sueño de la maternidad decidió buscar un espacio para la reinvención. Llegó a nuestro programa El Arte del Coaching Profesional y comenzó un viaje de transformación, aprendizaje y aceptación. Años más tarde plasmó parte de su historia, reflexiones y aprendizajes en su primera novela: “Con Permiso Para Amar”. Esta es la historia de una mujer que venció el miedo a perderse, a los juicios y a sus sombras para poner sus dones al servicio de su felicidad, invitando, a través de su propia experiencia, a otras mujeres a re-conectarse con el poder de brillar.

Victoria es una mujer de ojos almendrados, labios llamativos y rostro expresivo. Mientras desayuna con parte de nuestro equipo en Newfield Network, nos cuenta de su libro, de su experiencia vivida en el Programa ACP, de sus sueños y de lo profundamente agradecida que está con nuestra escuela, cada vez que recuerda su paso por Newfield Network sus ojos brillan, y una gran sonrisa ilumina su rostro.

La historia de transformación de Victoria comienza el día en que decide hacerse cargo de uno de sus grandes quiebres: ¿Cómo convivir con la esperanza y la ilusión de la maternidad cuando el cuerpo no te acompaña? A Victoria se le iluminan los ojos al recordar su viaje en el intento de ser madre, la emoción se siente en sus palabras: “Mi tema era netamente corporal, yo estaba enojada con mi cuerpo, mi cuerpo infértil que me estaba limitando el sueño de la maternidad”. Cuando Victoria acepta que la maternidad, el gestar, el parir un hijo no era una posibilidad para ella, inicia una búsqueda por encontrar un lugar que le permita reencontrase y darle sentido a su vida, en esa búsqueda llega a nuestra escuela y se integra a nuestro Programa ACP.

“Yo cuando decido ser parte de Newfield Network, del Programa ACP, empiezo a entender que el tema de la maternidad no estaba disponible para mí, ya llevaba mucho tiempo intentando. Fue un momento de bastantes tinieblas por así decirlo. Recuerdo que me dije: yo necesito algo, algo que vaya más allá, mucho más allá del apoyo que habíamos tenido junto a mi esposo en terapia de pareja. Yo quería hacer un trabajo de una búsqueda personal… necesitaba salir adelante y reconstruirme como mujer, y así llegué al ACP”.

Este viaje la llevó a re-conectarse con su cuerpo. Despertó una madrugada de Julio de 2013, la más helada, como recuerda ella, y pese a sentir su cuerpo cansado, sintió un impulso que la hizo salir de su cama, se puso un buzo, zapatillas, y salió a correr. “En ese entonces me dije: ¡no más! y corrí y corrí hasta que logré transformar mi cuerpo, mi alma. Durante años abusé de él, lo descuide y maltraté, durante años me culpé por no poder concretar mi deseo de ser madre. Ese año deje de fumar, y comencé a comunicarme con mi cuerpo, el que me sostiene, con mi endometrio, con mi corazón, con mis pulmones, con aquello que me hace sentido, y me convertí en una corredora amateur, y poco a poco comencé a conectarme con aquellas cosas que me gustan”.

Y así fue como Victoria tras el impulso de huir de algo que sintió esa madrugada de Julio, pudo volver a disfrutar de la sensación de libertad y desahogo. Comenzó a entrenar, a correr maratones, a enfrentar sus miedos. Recuerda como, Karen Moenne, su Coach Mentora en el Programa ACP la acompaño en este proceso. “Trabajamos mucho el miedo, emoción que me costaba habitar. A partir de este trabajo que hicimos yo empecé a tener una conversación distinta que me transformó, las emociones las aprendí a aceptar, y hoy día a pesar de que estoy en constante transformación y replanteamientos, tengo un cuerpo capaz de sostener lo que me pasa y eso antes no existía. Hoy me conecto con mi cuerpo desde otro lugar, lo cuido, lo acepto. Hoy entiendo que para poder poner mis límites y decir no, necesito de un cuerpo vigoroso que me acompañe.

En este viaje emprendido por Victoria ella se conectó con sus luces y sombras, con el poder de brillar e inspirar a otras mujeres a hacerlo, de disfrutar de su vida, de su historia, de su relación. “Cuando ya aceptamos que no tendríamos hijos, fue una liberación y con mi marido comenzamos a hablar de la felicidad, de nuestros sueños, de estudiar, viajar y vivir afuera”.

Hoy, tras años de haber iniciado su viaje transformacional, con gran felicidad nos habla de su primera novela “Con permiso para amar”, historia con tinte autobiográfico, que se centra en una mujer quien tras su búsqueda por ser madre, se embarca en un viaje que cambiará su vida para siempre. Es un relato que nos invita a conectarnos y aceptarnos como somos, con nuestros dones, con el disfrute, con la capacidad de brillar, con la autenticidad y con la importancia de pulir aquello que nos aleja de nuestra propia libertad.

Esta novela escrita en no más de seis meses, nace de un proceso creativo intenso, donde Victoria podía llegar a escribir hasta ocho horas diarias tranquilamente, era como si las ideas, personas e historias de forma natural fluyeran de su cabeza y sus manos y el deseo de escribir obedeciera a los sentimientos y emociones que recibía, sin que nada la parara, sin que nada más importara. “Con permiso para amar” nace de la re-conexión e inspiración de ser mujer, de la experiencia en su búsqueda por ser madre, y de los aprendizajes que tuvo cuando aceptó que gestar un hijo no era una opción para ella, nace del contacto con otras mujeres que han vivido experiencias similares, nace de las ganas de “gestar” y comenzar a crear su propia su historia. Entre risas señala que el libro es aquel “hijo” que logró concebir tras su paso por nuestra escuela, y que hoy en este encuentro lo estamos bautizando.

“Con permiso para amar” es un libro escrito desde el dolor, desde los quiebres y contradicciones, y también desde la liviandad, la alegría, y la belleza y el poder de ser mujer. Es una novela ágil, entretenida, con un alto nivel de erotismo e intimidad, en la cual los personajes enfrentan sus miedos y juicios y donde los límites para ser y hacer no existen. Victoria le escribe a las mujeres y hombre que se han visto enfrentados a historias como la de ella, nos invita a soltar los juicios, el deber ser y a atrevernos a romper con los modelos socialmente establecidos, para re-encantarnos con nuestro femenino y masculino. Nos invita volver a mirarnos, a conectar con nuestras pasiones y darnos el permiso para amar, para amarnos y así poder poner nuestros dones al servicio de la construcción de un mundo con un habitar más liviano, más libre.

“Con permiso para Amar” fue lanzado bajo el sello de Ediciones B, una de las editoriales más importantes del país, con la que Victoria está eternamente agradecida por haber creído en ella al inició de su carrera. En noviembre de 2016 fue lanzado el libro en Feria Internacional del Libro de Santiago, desde ese entonces Victoria ya ha podido disfrutar de los regalos que le ha traído la concreción de este proyecto, disfrutando de la difusión de su novela, entre conversaciones en cafés literarios y en programas de radio, televisión y entrevistas en diarios, revistas y portales digitales. Y no solo podemos adquirir la novela en librerías sino que además encontramos la versión digital disponible en Amazon para Chile y el mundo.

Para Victoria es difícil expresar con palabras lo que ha significado para ella este proceso vivido y el renacer como mujer y como escritora. Señala que su palabra más representativa hoy es la gratitud, gratitud por el cariño y apoyo de quienes han estado acompañándola en su viaje, gratitud porque el camino recorrido la llena de sentido.

Victoria ya se encuentra trabajando en su segunda novela, la cual ya tiene tema, y estamos seguros tendrá un gran impacto y repercusión en la vida de las personas, regalándonos reflexiones y aprendizajes al igual como lo ha hecho con “Con permiso para amar”.

Reseña: “Pese a todos los esfuerzos que realizamos por tener un lugar en el podio de la paternidad, por primera vez comienzo a comprender que nunca seré madre. Nunca sabré lo que es llevar un hijo en mi vientre, nunca podré sentir que con mi presencia su llanto se calma y nunca podré verlo correr a mis brazos y decirme “mamá”. Lo intenté todo. Todo lo que estuvo en mis manos: dejar de fumar, hacer deporte, controlarme todos los meses, hacerme los exámenes, ponerme la bata y abrir las piernas, pincharme tres veces en el día, seguir los ciclos lunares, tomar suplementos vitamínicos, pedir terceras, cuartas y quintas opiniones médicas, faltar al trabajo, presentar licencias, leer en los foros, endeudarme hasta los dientes… Todo. Y sin embargo, fallé. O fallamos. Así fuimos muriendo con Rafael. Todos los días un poco más, hasta que uno de los dos reaccionó. Quizás, para nacer, algo tiene que morir primero”. El deseo por ser madre lleva a Ana a perder su centro. Y en ese escape de sí misma vive una aventura que pondrá en peligro no solo sus planes de maternidad, sino que su matrimonio y el modo de vida que ha llevado hasta entonces.
Victoria Valenzuela es coach ontológico certificada por Newfield Network y especialista en Gestión de Personas. Licenciada en Psicología y Diplomada en Recursos Humanos, tiene experiencia en el desarrollo organizacional y comunicaciones internas para el grupo Copesa, donde ha colaborado directamente en las áreas editoriales de los periódicos del conglomerado. En su rol de consultora, ha liderado programas regionales de coaching y gestión de talento para países como Chile, Argentina, Perú y Ecuador, en compañía de diferentes rubros. Participó del taller literario de la escritora Claudia Apablaza y mantiene un blog en los que reúne sus relatos. Esta es su primera novela.