Influencia Arquetipal Mariana: Develando la historia de la Virgen María y de María Magdalena bajo la mirada del Coaching. - Newfield Argentina
  • Inicio
  • Novedades
  • Influencia Arquetipal Mariana: Develando la historia de la Virgen María y de María Magdalena bajo la mirada del Coaching.
Novedades

Influencia Arquetipal Mariana: Develando la historia de la Virgen María y de María Magdalena bajo la mirada del Coaching.

21/04/20

Por Paula Gazitúa Zavala, Programa ACP Avanzado, 2019

Cómo ir develando, corriendo el velo de aquellos discursos que han marcado la forma de ser mujer en una cultura judeo cristiana. Levantar la historia de dos arquetipos femeninos, sacar de la transparencia mandatos vividos como verdades, con el fin de integrar para trascender hacia nuevos modelos de conciencia y nuevas formas de vivir la espiritualidad hoy en el siglo XXI en medio de una de las mayores crisis de la Iglesia Católica.

Nací en una familia católica, apostólica, romana, me formé en un colegio católico, apostólico, romano, mis hijos estudian en un colegio católico, apostólico, romano y hoy me declaro católica en crisis y en búsqueda de mi espiritualidad…

Me estoy cuestionando las bases y cómo el vivir bajo este discurso ha influenciado mi manera de ser, la observadora que soy del mundo, marcando fuertemente la relación con mi cuerpo, con mis emociones y con mis narrativas, juicios y explicaciones que me he dado en la vida.

Y dentro de todos los dominios en los que la religión atraviesa mi existencia, mi intención a través de este artículo es explorar en mi “ser mujer”, específicamente en cómo el discurso “católico, apostólico, romano” ha configurado una forma de vivirme mi femineidad, mi sexualidad, mi maternidad.. No sólo a mí, sino probablemente a muchas mujeres educadas bajo este paradigma, que traspasa la cultura independiente de si eres o no católica.

En este discurso, las figuras que me han acompañado como referente han sido la Virgen María y María Magdalena. Serán ellas los arquetipos de la religión católica entonces? Arque qué? Si arquetipo, aquello que Carl Gustav Jung, siquiatra contemporáneo de Freud, introduce a inicios del siglo XX. Básicamente identifica que existe un “inconsciente colectivo” o “memoria colectiva”, algo que no pertenece sólo al individuo, y que está lleno de todos aquellos símbolos y elementos de significación recurrentes que la cultura ha ido tejiendo a lo largo de las generaciones. Estos recuerdos se expresan a través de lo que Jung llamó “arquetipos”, son universales y pueden ser encontrados bajo diferentes formas en prácticamente todas las culturas.

Bueno, y siguiendo con esto de cómo un arquetipo va moldeando y traspasando nuestra existencia hasta introducirse en nuestro cuerpo y cubrirse con nuestra piel, me doy cuenta que no sé el momento exacto ni cómo estas Marías se instalaron en mis narrativas y en mi mundo emocional. Sí siento en cambio con todas sus fuerzas el mandato claro y preciso que escuché en mi adolescencia: Eres como la Virgen María casta y pura, por lo tanto, una mujer para casarse y formar familia… o eres como María Magdalena, una prostituta, por lo tanto una mujer para pasarlo bien por un rato… “.

Y de sólo escribirlo se me aprieta el pecho y me doy cuenta del poder que tienen los mandatos, y logro palpar lo que pasa cuando nos vivimos los juicios de otros, de la cultura, de lo que hemos escuchado, como afirmaciones, como “la santa verdad”… sobretodo cuando vienen de figuras a quienes les damos autoridad y obedientemente les creemos. Y más aún cuando se trata de nuestro futuro.

¿Será por lo tanto que este mandato configuró mi forma femenina de aparecer en el mundo? ¿Será que marcó una forma de vivirme mi sexualidad desde estos opuestos? Virgen o prostituta? Será que la forma en que he sido madre hasta ahora y los estándares bajo los cuáles “mido” mi desempeño tienen que ver con el modelo de la Virgen María?

Uf! Entiendo de dónde viene, el contexto histórico, la evolución, el orden social y todo eso! Pero paren por favor el mundo que me quiero bajar!! Sí, bajar a mirar-ME, o quizás subir a observar-ME… desde un poquito más arriba, como en el coaching, una mirada más grande que me permita por un lado entender la historia desde lo que fue y a la vez abrir posibilidades que me permitan elegir lo que quiero hoy para mi vida desde la mujer adulta que estoy siendo.

Y como si de una experiencia de aprendizaje en una sesión de coaching se tratase, me convierto en un dron para poder surcar los vientos de la historia de la humanidad, las nubes del contexto histórico y con ello la lluvia de juicios y declaraciones que moldearon el clima emocional…. Y que pasa si aprovechando este viaje observo otros mundos? Otras culturas? O mejor aún! Otros arquetipos de mujer??? !!! Y si me voy al Olimpo? Y todo esto…. para qué? Un coach aquí me diría, y cuál es el quiebre entonces? Por qué esto es importante para ti hoy?

Es un quiebre porque mi religiosidad está en crisis con mi espiritualidad… Ante lo cual el coach me podría decir que este quiebre está inserto dentro de una de las mayores crisis de la iglesia católica y de una crisis de sentido de la humanidad… O sea, parece que no soy muy original que digamos… Y si, es verdad, dentro de ese contexto… y lo externo repercute en mi mundo interno… Cómo se es mujer católica hoy en el siglo XXI donde pareciera ser que a un grupo importante de mujeres los arquetipos de la Virgen María y María Magdalena ya no nos hacen sentido (al menos desde la manera en que nos contaron la historia), ya que no integran, ni juntas ni separadas, todas las aspiraciones y formas de ser mujer hoy….

Ya, no se diga más y volemos a lo que está más cerquita… año 33 DC. Jesús muere crucificado, a los tres días resucita y a las primeras personas a quiénes se le aparece un ángel con la buena noticia es a un grupo de mujeres, dentro de las cuáles estaba María Magdalena…. Sí, la misma que siempre me dijeron que había sido prostituta y que por lo tanto no podía ser cómo ella… pero algo no calza… en ningún Evangelio se menciona esto de la prostitución… Más bien se le reconoce como discípula desde el comienzo, testigo de la crucifixión y la sepultura, receptora de la primera aparición de Jesús Resucitado y como enviada por él para anunciar su nueva forma de existencia. En lenguaje de hoy, una mujer empoderada, fiel, líder, con una gran misión por delante!!!!! Entonces de dónde viene?

Y descubro que si bien fue un proceso paulatino, se completó en los siglos VI-VII con el Papa Gregorio Magno. Las razones no son tan claras… al parecer confundió a María Magdalena con la pecadora de Lc 7, 36-50 (El fariseo y la mujer pecadora) lo cual le dió un “broche de oro” a este arquetipo pecador…. Desde ese momento, más las proyecciones sobretodo patriarcales que cada época fue aportando, se propagó la imagen de la prostituta arrepentida… la amiga fiel de Jesús encargada de “propagar la buena noticia de la Resurrección” pasó de apóstola a prostituta…

Dentro de mi investigación, llegan a mis manos varios textos de Carmen Bernabé1, donde comienzo a maravillarme con la vida de esta mujer, el velo que cubría la historia que me habían contado comienza a deslizarse…. Y cito aquí un párrafo sacado del texto: “Se llamaba Miriam y era de Magdala. La autoridad de una mujer en los orígenes del cristianismo” que resume este giro que dio la historia y trajo con ello el manto que opacó su figura y rol protagónico.

“María, la de Magdala, conocida por la historia como María Magdalena fue una de las figuras destacadas en el cristianismo primitivo. Fue recordada por las comunidades desde el comienzo. Sin embargo, en ese proceso de construcción de la memoria colectiva cristiana, su recuerdo sufrió ciertas transformaciones que dejan entrever tensiones, problemas, intereses y tomas de posición. Los documentos dejan ver problemas y tensiones que tenían que ver con temas tales como la enseñanza, el liderazgo, la imagen ante los de fuera, la inculturación, la autoridad y el lugar de las mujeres en todo ello”

En otros textos descubro que existía cierta rivalidad con Pedro… Una crisis de liderazgo, lo femenino frente a lo masculino, la sombra del patriarcado presente. Algo que hasta el día de hoy permanece en nuestra sociedad.

Y así se comienzan a antagonizar estos dos arquetipos de mujeres católicas… como si de una dicotomía se tratase, de dos apuestos, dos formas de aparecer que no se integran… Wow! Es como que me digan que la tierra ya no es redonda… o que los planetas no giran alrededor del sol… y la historia que me contaron ya no es verdad…. Les suena conocido?

A veces creo que el Universo se confabuló y está moviendo esos hilos invisibles de las coincidencias… La magia del cruce de conversaciones, donde la figura de María Magdalena empezó a aparecer con fuerza en mi vida…. Me empezaron a llegar invitaciones a diferentes cursos, charlas, congresos, lecturas, en fin! Todo relacionado con lo femenino y la influencia de María Magdalena, sobretodo en la época actual… pareciera ser que hay algo que tengo que aprender de estas figuras… algo se quiere develar frente a mí…

Tendrá que ver con una nueva forma arquetipal del ser mujer católica hoy en medio de la crisis que vive la Iglesia?

Bueno, y volviendo al viaje en el dron… cuál es el arquetipo entonces de la Virgen María, la madre de Jesús. Y ya al escribirlo aparecen con fuerza las dos características principales, su virginidad y su ser madre…. Algo que a la base suena contradictorio y que se sustenta en un dogma de Fe, lo cual prefiero no abordar en este momento… Sin embargo, me deja la interrogante sobre la negación de la sexualidad de María con la sospecha sobre cómo vivirse la sexualidad más allá de la procreación…. Sobre su modelo de maternidad, se me aparece su entrega, su dedicación, su ternura, su cercanía… como también su silencio, sumisión y obediencia… Revisemos la historia…

María fue visitada por un ángel que le dijo que fue la escogida por Dios para que su hijo viniera al mundo. Su respuesta fue: “He aquí la esclava del Señor”. Será que ahí comenzó la historia de abnegación para María y para todas aquellas mujeres católicas que accedemos a ser madres? Porque no podemos negar que culturalmente existe un modelo de madre basado en la abnegación, postergación, sobretodo en latinoamérica, lo cual para muchas ha significado una suerte de separación del resto de su ser mujer…. Se renuncia a tener tiempo propio, vida propia, ambiciones propias, sobretodo si va en contra del modelo de crianza… Algo así como “a mayor renuncia, más cerca del cielo estás…” Y sí, tiene mucho que ver con el contexto histórico, con la forma en que nos contaron la historia y nuevamente con el lugar que tenían las mujeres en una cultura patriarcal… Y claro, la frase está sacada del contexto, sin embargo, la tomo como una metáfora arquetipal, ya que lo sigo viendo en muchas mujeres hoy, los quiebres que traen muchas de mis coachees tienen que ver con esto, con vivir en funcion de los hijos, buscando ser “una buena madre”, sintiendo mucha culpa por trabajar, por salir con las amigas, por tener vida más allá de su ser madre…

Por otro lado, está lo que se ha denominado “el símbolo Mariano” y cómo éste ha ido constituyendo una identidad femenina muy marcada sobretodo en latinoamérica. De acuerdo a diferentes historiadoras, la conquista de América por parte de los españoles y el viejo continente, trajo como consecuencia la derrota de los dioses masculinos y el triunfo de las diosas-madres. Surgió la imagen de la Virgen María fusionada con las divinidades femeninas de cada cultura, como un símbolo que eclipso al Dios-Padre. La Virgen de Guadalupe en México, la de Copacabana en Perú y Bolivia, la Tirana y la del Carmen en Chile, entre otras. La explicación de este fenómeno radica en que el choque de cultura entre lo europeo y lo indígena fue tan difícil, que el símbolo de unión universal que se encontró fue la madre tierra como eje de todo lo creado.

Podemos concluir que la imagen de la Virgen María es muy compleja a nivel simbólico en estos tiempos, por la contradicción y sospecha que conlleva. Para algunas puede ser consuelo, un modelo a seguir, ideal de maternidad, en cambio para otras queda muy lejano el modelo de una mujer obediente, exclava, sumisa…

Es cierto que las cosas están cambiando, las nuevas generaciones nos regalan nuevas formas de ser padres y madres…. Hoy la sociedad está en un movimiento de conciencia, “caos para generar un nuevo orden”. Sin embargo, existen otras generaciones de mujeres que aún viven bajo un paradigma que las atrapa e impide ver qué hay más allá… Se puede ser una madre menos culposa integrando mi femineidad, mi maternidad, mi sexualidad y mi ser profesional?

Bueno, volvamos a la sesión de coaching, habiéndome sumergido en la historia, habitando el quiebre, mirando las luces y sombras de cada arquetipo, qué es lo que quiero conservar y qué quiero transformar?. Como dice Humberto Maturana2: “estamos acostumbrados a querer cambiarlo todo, sin embargo, debemos primero ver qué es lo que queremos conservar”

Cómo este recorrido por la historia, este correr el velo me puede llevar a encontrar no tan sólo nuevas interpretaciones y nuevos arquetipos, sino también una nueva forma de vivir mi espiritualidad?

Y citando a Ken Wilber 3 es necesario integrar para trascender…. Integrar las luces de estos dos arquetipos, lo que a cada cual le haga más sentido en su caminar. Desde mi mirada, el modelo de  maternidad de María, me invita a crear contextos de amor, ternura y contención, me recuerda la humildad frente a la grandeza del Universo, me conecta con el misterio, con la magia del plan perfecto en mi camino de evolución. María Magdalena, desde la historia develada en este artículo, me conecta con mi liderazgo femenino, desde mi intuición y espiritualidad, me empodera en mi propósito de vida y me conecta con mi cuerpo, con mi femineidad.

En este viaje me han ido apareciendo muchas reflexiones, todas relacionadas con lo femenino.. y aquí no me refiero sólo al género mujeres, sino más bien a cómo en un mundo dominado y marcado por lo masculino, poder integrar lo femenino como camino de trascendencia a niveles de conciencia que nos lleven a vivir de una manera más armónica, amorosa y de respeto entre nosotros y con la madre tierra.

Queda pendiente para la próxima sesión el viaje al Olimpo, tendrán algo que contarnos las diosas griegas en este viaje arquetipal?

Y tú, con qué reflexiones te quedas? Cómo te gustaría cerrar la sesión de hoy?

1 Carmen Bernabé Ubieta es teóloga y se especializa en teología bíblica, incluidos los estudios joánicos, el cristianismo primitivo y las mujeres y el cristianismo.

2 Humberto Augusto Maturana Romesín es un destacado biólogo y filósofo chileno, Premio Nacional de Ciencias en 1994

3 Ken Wilber es un escritor estadounidense cuyos intereses versan principalmente sobre filosofía, psicología, religiones comparadas, historia, ecología y misticismo.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Carmen Bernabé – María Magdalena. De apóstol a prostituta.
  • Carmen Bernabé – Se llamaba Miriam y era de Magdala. Autoridad de la mujer.
  • Carmen Bernabé – Entre la plaza y la cocina. La mujer en el cristianismo primitivo.
  • Rafael Aguirre – la mujer en el cristianismo primitivo
  • José Antonio Pagola. “Jesús, aproximación histórica”. Capítulo 8. “Amigo de la mujer”
  • Artículo de Soledad del Villar sobre la Devoción Mariana de acuerdo a columna publicada por Sofía Correa en un medio escrito en marzo de 2019.
  • Sonia Montecinos – Símbolo Mariano e Identidad Femenina, Estudios Públicos, 1990