La Transformación - Newfield Global
Novedades

La Transformación

17/06/21

La Transformación

Rodrigo “roco” Pacheco

Director de Programas Avanzados de Newfield Network

“Para la naturaleza la transformación es obvia, nunca deja de ocurrir, consiste precisamente en sus movimientos primordiales. Impulsados por fuerzas eternas que interactúan y modifican las estructuras.

Por su parte, la inteligencia humana o “la razón” duda de las posibilidades de la transformación. En vista de ello, la tecnifica, la intenta controlar, manipular, cuantificar, predecir o utilizar como recurso diferenciador”

Transformación Humana

Empiezo invitándote a una conversación de reflexiones abiertas en torno a la transformación humana. Fundamentalmente porque los coaches usamos continuamente el término “transformación” en los procesos de aprendizaje.

Entonces es pertinente que nos detengamos a explorar de qué estamos hablando. Me nace iniciar con proponer un significado sobre el aprendizaje transformacional. Para mí, es el arte de crear contextos que posibilitan la navegación en metodologías conceptuales y experienciales donde ocurran integralmente cambios observables, en todos los involucrados en el proceso, sean estos aprendices o facilitadores.

El cambio acaece transversalmente por ser parte de este gran contexto, que es conformado por una narrativa inspiradora, en coherencia con una emocionalidad que congregue y movimientos contenedores e invitadores.

Este mismo escrito, me lo vivo como una acción transformadora. Donde coherentemente inicié con un contexto, que espero esté conectando con tu mundo de intereses e inquietudes. Si eres coach, la sola palabra del título debiera captar el interés, así podemos seguir navegando y transformándonos juntos. En el caso de que estés aceptando la invitación de continuar con la lectura, no dejes de sentir lo que ocurre en tu mundo interior y las señales que se activen. Todo lo que sientas, son pulsiones de cambio. El pedido que te hago es dejarte llevar por el poder de esas pulsiones, que no es otra cosa que tu propia naturaleza en movimiento. Esas son las fuerzas genuinas que nacen en ti y movilizan tu continua transformación.

Si sigues acá, disfrutemos la navegación en el océano de la transformación. Ya nos une un entendimiento compartido, sobre el aprendizaje transformacional y se nos hace necesario habitar con el corazón abierto y libremente, la pregunta: ¿Qué es la transformación? El corazón abierto disminuye el volumen de los juicios que te surjan y filtren la lectura candorosa. La libertad provee la ausencia de pretensiones de estar creando certidumbres, mi intención siempre es compartir una propuesta de comprensión compartida.

Experiencia del vivir

En esta etapa de la navegación quiero escribir en dos niveles de entendimiento, que culturalmente solemos confundir: Lo que pensamos sobre el vivir y la experiencia del vivir.

Es tanto así, que este artículo tiene mayor sentido para el entendimiento, que reflexiona sobre el cómo vivimos. Fundamentalmente porque dentro de los aspectos constituyentes de esta perspectiva, la transformación humana la hemos convertido en un proceso técnico de aprendizaje.

En cambio, al sostenernos integrados en la experiencia del vivir, no existe opción, la transformación acaece, es continua y secuencial. Somos biología que se relaciona con otros y con el entorno, a través de un constante movimiento adaptativo. La transformación ocurre al son de la naturaleza que somos, cíclicamente en etapas recurrentes: semilla, nacimiento, vida, muerte y renacimiento. Son impulsadas por fuerzas eternas que modifican las estructuras.

Al estar conectados con esta forma de existencia, la confianza y la gratitud son parte del relacionamiento cotidiano con la vida. Las cosas simples y las complejas son tomadas con aceptación, compasión y sabiduría. La convivencia suele tender a la armonía y los quiebres son oportunidades de nuevos aprendizajes. Vivimos en la convicción de que continuamente siempre nos estamos transformando.

Decía que este artículo tiene mayor sentido, como conversación, para la perspectiva racional, por la desconexión que genera este paradigma con la propia naturaleza y el escepticismo con contiene, respecto al poder transformacional que los seres humanos poseemos. En estos contextos buscamos seguridad, convirtiendo la convivencia en procedimientos y normas permanentes y estables. Aspectos que indudablemente permiten muchos logros y beneficios para todos. No obstante, no perdamos de vista sus consecuencias, que rigidizan la vida y coartan la libertad humana.  

Claramente es relevante centrarnos en esta perspectiva por ser la que culturalmente compartimos y es parte del sentido común, desde donde hacemos familia, pareja, trabajo, amistades y otras dimensiones de existencia humana. Es dentro de estos contextos, donde se hace necesario declarar e instalar la conversación de la necesidad de cambio. Si la conversación es amplia e inspiradora, seguramente será un despertador que active el contacto con la propia naturaleza.

La propuesta que sostengo es una invitación a la integración de ambas visiones para que la transformación se consolide. Hasta ahora no es humanamente posible sostenerse en eterno contacto con la naturaleza y crear convivencia desde sus movimientos espontáneos. Y tenemos muchas evidencias de que existir solo desde la razón no permite fluir en la danza de la vida.

¿Qué pasa si el pensamiento y las conversaciones se sostienen en las señales percibidas de la naturaleza?

¿Qué pasa si la naturaleza es activada por pensamientos coherentes con cada circunstancia vital?

Ciclo de la transformación

El modelo que les comparto es para visualizar la navegación que constituyen los procesos transformacionales, es el “ciclo de la transformación”. Inspirado en un patrón que visualiza la secuencia en que se manifiestan múltiples formas de naturaleza. Es decir, la vida de una planta, de un animal o de nosotros mismos. También es válido para creaciones o expresiones humanas, como una idea, un emprendimiento o una emoción. Cada uno de estos ejemplos y otros, provienen de una fuente que las crea, nacen, viven, mueren y renacen.

El aprendizaje transformacional es una creación humana naturalizada, porque respeta esta secuencia cíclica de cada uno de sus protagonistas.  Se diferencia del aprendizaje tradicional, porque este se funda en recursos metodológicos convertidos en procesos técnicos dirigidos a una masa de alumnos, cuyo efecto es individualidades desnaturalizadas. Fenómenos similares ocurren en las organizaciones, consecuencias idénticas, personas enajenadas. Estas reflexiones son generalizaciones y claramente pueden ser injustas con ciertas excepciones. Sin embargo, somos testigos de la ausencia de vitalidad de entusiasmo colectivo por el aprender y el trabajar.

El llamado que nos trae el ser conscientes de las fuerzas transformacionales que nos conforman es a naturalizar la existencia.   

No quiero finalizar sin hacer algunas preguntas que te movilicen a conectar con este ciclo transformacional en tu vida:

¿Cuál es tu origen y qué mensajes trascendentales heredas de tu linaje?

¿Qué viniste a hacer a este mundo? y ¿estás cumpliendo esta misión?

¿Qué aspecto de ti o relación de la que seas parte ya cumplió su ciclo y debe morir definitivamente?

¿Qué podrá surgir como creación o reinvención de ti mismo, si contactas con el vacío producido por algo que definitivamente ya no harás?

Habita profundamente estas preguntas, siente las señales que se activan en tu interior y deja que esas fuerzas impulsen atrevimientos para tus nuevas transformaciones.

Me pareció importante finalizar una reflexión sobre la transformación humana con una poesía. El lenguaje sensible y conectado, que surge espontáneo y fundado en lo vivido, regala vitalidad a la casualmente ordenada agrupación de letras. Hace evidente la transformación que me atraviesa al momento de articular lo que voy sintiendo en el flujo del vivir.

Instante eterno

En el ir viviendo voy muriendo
Nado instintivamente sumergido en el río revuelto
Nunca sé si voy hacia el mar o contra corriente
Solo sé que respiro y que además voy,
Con el corazón lanzado.
Me encuentro contigo,
te sonrío y me sonríes
La sintonía transparente,
mientras dura, me salva… nos salva
¿Necesito más?, ¿necesitas más?
Es el amor eterno completo, en el instante sonriente.
Solo sé que respiro y que además voy
aunque voy muriendo en el ir viviendo.