Fracasos, percances, y fiascos, ¿Cómo manejar la Falta de Comunicación? - Newfield Perú
  • Inicio
  • Novedades
  • Fracasos, percances, y fiascos, ¿Cómo manejar la Falta de Comunicación?
Novedades

Fracasos, percances, y fiascos, ¿Cómo manejar la Falta de Comunicación?

30/06/20

Por Veronica Olalla Love | 31 de Agosto, 2017 | Blog, Coaching, Desarrollo profesional

Si todos son diferentes (diferentes marcadores sociales, diferentes caminos de vida, diferentes valores, diferentes culturas), es una maravilla que los humanos puedan comunicarse. Pero el enfoque de esta publicación no es sobre el milagro de que los humanos puedan comunicarse (esa es otra historia), sino sobre la belleza de que podemos aprender sobre la falta de comunicación.

Como la directora ejecutiva de Newfield Network, he experimentado que uno de los roles más esenciales para ser un buen líder es el rol de estar presente cuando las cosas se pongan feas.

Cuando algo no va en la manera en que anticipamos o imaginamos, cuando las cosas empeoran… ¿cómo nos presentamos?, ¿cómo nos involucramos en la situación desafiante de una manera que pueda fortalecer potencialmente la relación, el compromiso o el equipo?.

En mi experiencia, la falta de comunicación es a menudo una razón por la cual las cosas no salen como lo esperábamos. Yo entendí una frase, una palabra, o una oferta de una manera y la otra persona involucrada la entendió de otra. Cada persona siendo única percibe, experimente e interpreta el mundo distintamente.

Soy fan de la armonía. Soy una clase de hija de en medio (la tercera de cuatro niños) y yo prefiero facilidad y suavidad antes que adversidad y aflicción. Sin embargo, sin reparar en cuanto intenté crear una organización a prueba de fracasos, la vida se ha burlado de mí una y otra y otra vez. La realidad es que la vida siempre nos va a ofrecer un futuro tropiezo, error u omisión.

Dado esto, volví mi atención a examinar: ¿Cómo cuidamos nuestras relaciones, nuestra preocupación y la situación cuando se produce una falta de comunicación?

Cómo líderes (y aquí entra mi definición de líderes: Líderes son aquello que su presencia, palabras y acciones inspiran, motivan, y empoderan a otros a estar en el mundo en servicio del bien, la verdad, y la belleza por todo), cómo navegamos estos tensos y terribles momentos?

Luego de enfrentar muchos de estas indeseables, desgarradoras circunstancias, la primera cosa que comencé a reconocer, en retrospectiva, fue que estos golpes eran a menudo puentes que nos permitían movernos a un nuevo territorio. Estos momentos de fricción, enfrentados con cuidado, escucha profunda, y compasión, eran a menudo puertas a la innovación, nuevos diseños, y formas profundas de relacionarse.

3 FORMAS DE MOVERSE A TRAVÉS DE LA FALTA DE COMUNICACIÓN

Después de haber encontrado conscientemente el trastorno, he aquí lo que descubrí 3 pilares esenciales para moverse a través de la falta de comunicación:

  • Cuidado: Con cuidado no me estoy refiriendo a solo un resultado momentáneo deseado o a un capricho o apego. Por cuidado, me refiero a una conciencia que surge cuando escuchas reverentemente a tu profundidad y reconoces lo que amas y lo que realmente importa.
  • ¿Qué es lo que te importa profundamente en esta circunstancia?
  • ¿Qué es lo que le importa a la otra parte?
  • ¿Existe un cuidado mutuo, un resultado compartido o un resultado por obtener?
  • ¿Existe una preocupación en común por ser abordada?

Estar en contacto con el cuidado más profundos de uno mismo, le permite a uno ganar claridad con respecto a lo que es negociable, lo que es una prioridad, lo que realmente importa y lo que no. Proporciona orientación para las conversaciones y acciones por venir. (Le mando un saludo a Bob Dunham quien trabaja extensivamente con esta noción de cuidado y me invitó a reflexionar sobre la relación entre el cuidado y las organizaciones.)

Escuchar: Existen muchas maneras de escuchar y mucha profundidad de la cual podemos escuchar. Como se menciona anteriormente, contactar el cuidado más profundo de alguien requiere de cierto tipo de escucha. A menudo cuando enfrentamos una situación de tensión, físicamente nos ponemos tensos: nos contraemos, respiramos menos, nos tensamos y nos ponemos rígidos. Nuestros sentidos tienden a cerrarse. Nuestra escucha disminuye. En cambio, si podemos ablandar, respirar y abrir nuestros corazones, podemos encontrar que nuestra capacidad para escuchar se expanda y nuestros sentidos se despierten.

Cuando nuestro corazón se abre, nuestros sentidos se activan y podemos comenzar a escuchar. Podemos comenzar a escuchar otras perspectivas y podemos escuchar las voces de otros como legítimas. Nosotros de hecho podemos recibir, acoger, y aprender. ¿Qué es lo que esta persona está viendo o experimentando que yo no?. ¿Cómo incluir esta perspectiva permite nuevas posibilidades?

Compasión: La compasión es una virtud. Es una virtud que se basa en la comprensión… específicamente en la comprensión del sufrimiento. Cuando nosotros comprendemos que todo ser humano sufre de alguna manera en algún momento, tenemos los cimientos de la compasión pero, aún no la tenemos. Para que la compasión exista plenamente, nosotros necesitamos preocuparnos de que alguien más esté sufriendo. Cuando abrazamos el dolor de alguien más como si fuera el nuestro dentro de un campo de amor, ese sufrimiento es de alguna u otra manera transmutado. Esto es compasión. Cuando abrimos nuestros corazones y reconocemos que todos estamos conectados, surge un deseo de preocuparnos por el bien de todos. La compasión puede ser entendida como autocuidado.

TRABAJANDO CON EL PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Una vez que activamos los 3 principios de cuidado, escucha y compasión, podemos empezar a tratar la falta de comunicación desde la perspectiva del presente, pasado y futuro:

¿CÓMO PUEDO OCUPARME DEL PRESENTE?

¿Cómo me voy a aparecer en este momento?. ¿En qué emoción estoy? ¿Estoy a la defensiva?, ¿enfadado?, ¿esta emoción (o combinación de emociones) está ayudando a la situación?, ¿existe algún otro centro emocional desde el cual pueda participar que sea más útil?

Resistirse a los hechos toma mucha energía. Incluso si no me gusta la situación, ¿puedo aceptar lo suficiente la situación para liberar mi energía y usarla para ocuparse de ella?

¿Qué ofertas o peticiones puede la otra persona y yo hacer para mitigar las consecuencias de la situación actual?

¿CÓMO PUEDO OCUPARME DEL PASADO?

  1. ¿Puedo admitir un error que cometí, y puedo asumir la responsabilidad de cómo podría  haber participado de una manera diferente?
  2. En ese caso, me disculpo. Una disculpa sincera puede ayudar a cerrar capítulos y abrir unos nuevos. Disculparse reconoce nuestra propia humanidad e invita al perdón. Las disculpas también ayudan a cuidar de la relación.

¿CÓMO PUEDO OCUPARME DEL FUTURO?

  1. ¿Qué información obtuve al escuchar la otra perspectiva?
  2. ¿Qué veo que puedo hacer diferente en el futuro para evitar que esto pase de nuevo?
  3. ¿A qué cambio me comprometeré en el futuro?, ¿qué nuevas medidas voy a tomar para garantizar que este quiebre no se repita?, ¿qué petición voy a hacer?, ¿qué estrategia voy a implementar?
  4. ¿Hay algo que te gustaría que la otra persona/parte haga diferente en el futuro?, ¿hay alguna petición que puedas hacer?

He encontrado que cuando atendemos  cada desafío con cuidado, escuchando, y con compasión mientras abordamos el pasado, presente y futuro, podemos co-crear un ambiente de respeto, y podemos ir más a fondo en nuestras relaciones. Esto le permite a cada ser humano a contribuir con sus dones… guiándolos a una sinfonía de magia.

Newfield Network e una Escuela Internacional de Coaching Ontológico con más de dos décadas formando coaches en diversos países del mundo. Es también una consultora internacional que desde el coaching aborda los diversos procesos transformacionales del campo organizacional. En el Perú ha trabajado con grandes empresas, apoyándolos en el desarrollo del Liderazgo etc. etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *